FIESTA NACIONAL – Por Ruth Santiago

FIESTA NACIONAL – Por Ruth Santiago

FIESTA NACIONAL – Por Ruth Santiago

Decía Saramago respecto a la “Fiesta Nacional”: “Cuanto más indefensa está una criatura, mas derecho tiene a que el hombre la proteja de la crueldad del hombre, si te gusta ver como sufre, entonces no eres un ser humano, eres un monstruo”. Y Blasco Ibáñez en su tiempo afirmó: “La única bestia en la plaza es la gente”.

Y es que esta practica abominable, llena de dolor y muerte, pone de manifiesto el grado de incivilización de toda una nación.

Sin embargo, las administraciones públicas financian estos bochornosos espectáculos con más de 600 millones de euros al año del bolsillo de todos los españoles.

Es indudable, que intereses económicos empresariales, sostienen esta vergonzosa práctica castiza y casposa. Conviene no olvidar, que el 6 de noviembre de 2013, utilizando la mayoría en el Senado del PP, la Tauromaquia fue declarada Patrimonio Cultural de España.

Así que, la diversión perversa de “arte y tradición” está garantizada. La puesta en escena es perfecta. El supuesto combate y el sonido de las trompetas resulta exultante y festivo.

El hombre dotado de herramientas, necesita demostrar la superioridad de la que carece, como en tiempos se hizo en el Coliseo romano. Es indudablemente, el retrato de la cruel cobardía de unos “valientes”.

Superioridad impostada sobre un ser indefenso, aturdido, y muy asustado, que lo único que desea es huir y no embestir; porque huir, es su propia condición de herbívoro. Pero hagamos visible lo invisible.

Antes del espectáculo, a los toros se les saca de su hábitat y se les transporta lejos. Salir de su medio natural le produce miedo y ansiedad, en ese estado se les introduce en un chiquero que es un asfixiante cajón donde apenas pueden moverse antes de ser lidiados.  Allí, antes de pisar la plaza, pueden perder más de 50 kilos. Pues además de no suministrarles alimento y bebida, reciben golpes duros con sacos de arena en todo el cuerpo y, sobre todo, en los riñones y testículos Y, luego, les dejan esos pesados sacos colgados en el cuello.

Les provocan diarreas para que lleguen débiles a la plaza; y no satisfechos con ello, les untan en las patas sustancias ardorosas que les restan movilidad. También, se les suministra grasa en los ojos que lógicamente perturban su visión; amen, de afeitarles los cuernos en vivo. Todo lo que sume dolor, se supone le debilita. Y, continuando con esta perversa dinámica, se les raja algunos músculos del cuello, para evitar movimientos bruscos, con objeto de reducir riesgos a los toreros. Todo ello, es calculado para martirizarle sin compasión de ningún tipo. También, se les introduce algodones en lo profundo de sus fosas nasales, para dificultarles su respiración. Y, posteriormente, hambriento y sediento -las fiestas suelen ser en época calurosa-, además de drogado, se le suelta para que desemboquen en la plaza.

Por unos instantes cree que es libre, …pero allí, no hay hierba que pastar, …allí, se encuentra con una plaza cerrada y un griterío humano que le desconcierta, …sin salida para huir, …mira a un lado y a otro desconcertado, …allí, sin saberlo, le esperan los instrumentos de tortura taurina. Allí, es atormentado por el picador que rápidamente le clava una lanza en la base del lomo. Esto hace que el pobre toro se debilite aún más y le dificulte levantar la cabeza, …comienza el desangrado, …la herida es profunda, …se aprecia el goteo rojo en el albero.  Y, por si fuera poco, vienen a continuación los terribles pinchazos de las seis banderillas.

La gente ahora espera al torero. Es la estrella de la función. “El valiente que se enfrenta a la bestia”. Dicen los taurinos que es el hombre y el animal frente a frente… Sin comentarios.

Cuando el gentío ha disfrutado el tiempo suficiente, termina el espectáculo. Entonces, se le clava una espada de mas de 80 centímetros para que alcance su ya sufrido corazón. Con ella, se persigue matarle o dejarle tetrapléjico. A veces, en esta sádica y terrible situación, se provocan escenas dantescas, acompañadas de los gritos del animal moribundo, que con el ruido de la plaza quedan silenciados.  Si no se logra el objetivo de matarle con la lanza, viene el puntillero para rematar la faena y, aunque la Organización Mundial de la Salud en el año 2006 prohibió el uso de la puntilla por considerarlo cruel e inhumano, en las corridas de toros todos los animales son apuntillados.

Existe un estudio bastante documentado, en el cual, se afirma, que las respuestas cerebrales y espinales estuvieron presentes en el 91% de los bovinos después de ser apuntillados. Lo que demuestra, que no es fácil y, sobre todo, se demuestra, hasta que punto llega la crueldad de la mal llamada “fiesta nacional” –más bien debería llamarse “matanza pública nacional”-, pues con este estudio, conocemos que muchos toros cuando se les corta oreja y rabo e incluso son desangrados, aún permanecen conscientes.

Mas en esta fiesta sangrienta, no podemos olvidar otras victimas muchas veces silenciada: los caballos.

Se utilizan caballos mayores que ya no poseen interés comercial. A ellos, también se los somete a un enorme estrés porque se les vendan los ojos y se les coloca papel mojado en el interior de las orejas, con objeto de que no se asusten y salgan corriendo; a muchos, hasta se les corta las cuerdas vocales para evitar el relincho. ¡Qué mas da que sufran, si son ya viejos y van a morir en las corridas!

Al no ver y apenas oír, pierden fácilmente el equilibrio, amen de que suelen estar heridos por las espuelas del jinete y las cornadas del toro, ya que el pobre caballo sirve de muro de contención cuando se cometen las salvajadas con el toro. El peto que lleva no es para protegerle, sino para ocultar al público las vísceras que tiene fuera.

Caen algunas veces a la arena y, debido al peto y a las heridas, no puede levantarse, por lo que el toro desconcertado le embiste y en muchas ocasiones suele verse al caballo dar patadas de pánico e impotencia.

Este es el espectáculo dantesco de las plazas de toros… ¿Y a esto se le llama fiesta, arte y tradición?

Esta hazaña se inmortaliza con aplausos, vítores, pañuelos agitados y una multitud enardecida, indiferente al dolor inmenso producido. La crueldad se disimula con halagos y vítores.

Escribía el filósofo francés Michel Onfray: “Todo disfrute del espectáculo de la pulsión de muerte revela el deseo de potencia del impotente

Este circo romano, impregnado de incultura e intereses económicos, así como de una barbarie y crueldad subhumana, tiene que desaparecer. El desprecio hacia el sufrimiento animal y hacia su derecho a la propia vida, es un reto moral inmenso para la Humanidad.

“DEJEMOS VIVIR EN PAZ A LOS ANIMALES”

Ruth Santiago Barragán

 

 

No comments.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *