SR. ALCALDE: «EN SEVILLA SE SACRIFICAN MILES DE PALOMAS CADA AÑO SIN NECESIDAD»

SR. ALCALDE: «EN SEVILLA SE SACRIFICAN MILES DE PALOMAS CADA AÑO SIN NECESIDAD»

SR. ALCALDE: «EN SEVILLA SE SACRIFICAN MILES DE PALOMAS CADA AÑO SIN NECESIDAD»

Sr. Juan Espadas:

No sé si sabe usted, que hasta hace poco las palomas mensajeras han sido utilizadas en el ejército y por la población civil para evitar conflictos o para salvar las vidas de miles o millones de personas en las guerras. Desgraciadamente éstas continúan, pero en vez de palomas hoy se utilizan drones.

Tampoco sé si sabe, que en la segunda guerra mundial las palomas salvaron a millones de personas y por tal motivo fueron galardonadas con 32 medallas Dickin, la máxima distinción honorífica a los animales por su labor durante la segunda guerra mundial, muy por delante de los perros, los caballos y los gatos, quienes también fueron magníficos protagonistas para la paz y el salvamento de vidas humanas.

Lo que seguramente sí sabrá, es que la paloma blanca con una rama de olivo en el pico fue reconocida como símbolo de la paz tras las guerras mundiales del siglo XX.

Por tanto, Sr. Alcalde ¿no cree usted que sacrificar innecesariamente a las palomas que sobran, o a las que molestan a algunos vecinos, significa atentar contra la Paz y contra la Vida? ¿no sabe usted que desde hace más de 4 décadas ya existen métodos éticos de probada eficacia para el control poblacional de estas maravillosas aves?

Por si no lo sabe, le quiero informar de lo siguiente:

Parece ser que, en la mayoría de ciudades de España, con el dinero público, se sacrifican en total más de 250.000 palomas cada año. Según el periódico el País, en 2016 se capturaron en Sevilla unas 1.400 palomas con jaulas trampa. Y, según otras fuentes, las que se capturan en la Capital Hispalense, con el sistema de cañón de redes o con las jaulas trampa, son entregadas a los cetreros del Aeropuerto de Sevilla para el entrenamiento de sus rapaces. Pero también, parece que son entregadas para la cría en cautividad con fines recreativos, o lo que es lo mismo, para la práctica del tiro al pichón o para ser soltadas en cotos de caza.

No obstante, lo anterior, le hago saber que en la página web del Ayuntamiento, por fin aparece el “libro de movimientos de animales”, donde pueden buscarse por categorías, los animales que entran y salen del Centro Municipal Zoosanitario. Curiosamente, al buscar por la categoría de “palomas” no encontré ninguna registrada. Seguidamente busqué en la categoría de “aves”, y ahí sí que estaban registradas las palomas junto a otras especies de aves. Una vez acotada la búsqueda, en el año 2018 aparecen 1.891 entradas y salidas de estas aves. Pude comprobar que la gran mayoría eran palomas y que en todos los casos que comprobé, el motivo de ingreso fue a través de los “laceros” y el motivo de salida siempre era el mismo: “sacrificio e incineración”.

Lo anterior quiere decir, que aproximadamente más de 1.500 palomas son matadas al año en cámara de gas, aparte de las que puedan ser entregadas para las prácticas cetreras y para los fines recreativos antes mencionados. Lo que finalmente significa: la muerte segura para todas ellas.

Y ahora, antes de explicarle las posibles soluciones éticas que permitirían a estas aves emblemáticas de Sevilla vivir en paz, quiero hacerle ver lo siguiente:

Actualmente, los pretextos legales que permiten a su Ayuntamiento capturar y sacrificar palomas son: el control sanitario, las quejas vecinales y el control de población. En el primer caso, las autoridades consideran a las palomas como una plaga que se debe controlar por su posible incidencia en la salud pública. El segundo pretexto, permite al Ayuntamiento actuar cuando los vecinos de una zona se quejan de las molestias que les producen las palomas. Y el tercer pretexto, permite la captura periódica en aquellos lugares donde se concentran en mayor número.

Sepa también que cuando se capturan palomas con redes, entre 50 y 100 a la vez, éstas sufren un gran estrés e importantes lesiones físicas. Vea este cortito vídeo pinchando en este enlace. Y cuando son atrapadas en jaulas-trampa, generalmente en azoteas, muchas mueren por inanición o de sed, según el tiempo que transcurra desde la colocación de la trampa hasta su recogida. En cualquier caso, muchísimas palomas condenadas a morir han sido separadas de sus parejas o, peor aún, han sido separadas de los pichones que morirán en sus nidos hambrientos y sedientos.

Pues bien, Sr. Espadas, en primer lugar, deberíamos dejar de usar el término plaga o “ratas con alas” –como algunos ciudadanos las llaman-, para referirnos a estos inocentes y preciosos animales. Y, en segundo lugar, ante las quejas de los vecinos y ante la problemática del exceso de población que plantean las palomas, por ahora tenemos dos soluciones alternativas.

Que yo sepa, al menos un partido político ha presentado al gobierno municipal una propuesta con ambas alternativas en junio del año pasado. Se trata del Partido Animalista contra el Maltrato Animal. Junto a dicha propuesta para el control ético de cotorras y palomas, se adjuntaba el protocolo y metodología patentado por el veterinario Lorenzo di Lenno para aves psittacidas, válido para palomas. Y al mismo tiempo, se adjuntaba también el protocolo y proyecto para el uso de pienso anticonceptivo en el control de la superpoblación de palomas.

En ambos casos, el control y la reducción del número de palomas es progresiva y no agresiva. Según el primer protocolo se haría mediante la captura, anillamiento y esterilización de los machos. Y el segundo protocolo, el más practicado en muchas ciudades del mundo, parece demostrar que el suministro de pienso anticonceptivo a las palomas no perjudica su salud, pudiendo éstas ser fértiles de nuevo al poco tiempo de dejar de alimentarse con este tipo de comida.

En éste segundo caso las ventajas son muy evidentes:

Las palomas se concentran en lugares adecuados donde no causan daños ni molestias. Gozan de buena salud y presentan un buen aspecto. Dejan de anidar, evitando suciedades en monumentos y edificios. Y una vez alcanzado el límite poblacional previsto, el coste de mantenimiento de dichas aves es muy inferior al coste anual de los procedimientos de captura y sacrificio.

Las experiencias que se vienen llevando a cabo, desde hace más de 40 años en muchas ciudades del mundo, para el control poblacional de palomas a base de pienso anticonceptivo, demuestran que en el primer año se puede reducir la población en un 20%, llegando hasta el 80% de reducción en tan solo 4 o 5 años.

Por tanto, Sr. Alcalde, ante la previsión de que usted puede ser reelegido en las próximas elecciones, analice todo esto con sus asesores y con los cargos políticos y técnicos correspondientes, para que se tomen las medidas urgentes necesarias para acabar ya con las matanzas periódicas de estas hermosas y simbólicas aves.

Para su conocimiento, las palomas pueden llegar a duplicar su población cada año, puesto que los exterminios masivos sólo dejan espacio para que la población vuelva a alcanzar de nuevo números récord. Como ejemplo final le diré que, en el año 2009 la Agencia de Salud Pública de Barcelona constató que después de 20 años de matanzas, la población de palomas aumentó en un 95%.

Por tanto, Sr. Alcalde, trate este importante asunto en la próxima reunión del Consejo Municipal de Protección y Bienestar Animal para determinar, junto a su equipo de expertos, qué número límite de palomas debería tener la Ciudad de Sevilla y, por favor, dejen de matar ya a los animales como si fuese la más rápida y mejor solución. A medio o largo plazo, y con una buena gestión pública, dejarlos vivir dignamente es y siempre será la solución más ética e, incluso, la más económica.

 

No comments.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *